Flexibilidad y precisión en pruebas y validación

BQ - España

Fundada en 2009, a la empresa BQ le ha llevado únicamente ocho años convertirse en una de las más grandes empresas de tecnología de Europa. Como líder en la reactivación de la tradición tecnológica europea, BQ ha confiado en la máquina de medición por coordenadas (MMC) Optiv Classic 432 de Hexagon Manufacturing Intelligence desde 2015 para garantizar la calidad de sus productos.

En los últimos años BQ ha fabricado millones de smartphones. Como una de las pocas empresas de diseño de electrónica de consumo en Europa, BQ se encuentra en el tercer lugar de ventas de teléfonos inteligentes en España, su país de origen, y es una de las marcas con mejores ventas de impresoras 3D en todo el mundo. Aunque es mejor conocida por sus equipos móviles, BQ trabaja en tres sectores diferentes: electrónica de consumo (con dispositivos móviles, impresoras 3D y robótica), educación y soluciones para terceros. 

Como explica Javier Macías, Ingeniero mecánico y Director de diseño industrial en BQ: “Nuestro objetivo en BQ es ayudar a la gente a entender nuestra tecnología, alentarlos a usarla e inspirarlos a crearla. Trabajamos para hacer de la tecnología un instrumento que mejore el mundo y las vidas de sus consumidores”.

El equipo de desarrollo de producto de BQ se localiza en Las Rozas, Madrid, y se compone de cientos de ingenieros repartidos entre los departamentos de ingeniería mecánica, diseño industrial, hardware y software. Los equipos móviles (smartphones, tabletas y e-readers) están diseñados en España y se producen en China, mientras que las impresoras 3D y los dispositivos de robótica se diseñan y fabrican completamente en España.

Esta división de diseño y desarrollo se encarga de las pruebas de resistencia y validación de todos los productos de la empresa. Sus exigentes procesos de pruebas de vida útil acelerada someten a los productos BQ a pruebas exhaustivas para detectar posibles puntos que se pueden mejorar y para agilizar las innovaciones y desarrollos que se incorporarán a los nuevos productos.

Desde 2015, BQ ha confiado en la MMC Optiv Classic 432 de Hexagon Manufacturing Intelligence para las pruebas de resistencia y validación de sus smartphones, tabletas, e-readers e impresoras 3D. Los sistemas que combinan la metrología óptica y táctil ofrecen una característica por encima de todo: flexibilidad. Dependiendo de la geometría 3D, el material, las propiedades de reflectividad y la precisión requerida de una pieza, la tecnología del sensor y las estrategias de metrología necesarias pueden variar. La gama de MMCs ópticas y multisensor permiten satisfacer las necesidades de una gran variedad de aplicaciones con diferentes exigencias debido al inigualable nivel de flexibilidad para combinar las funcionalidades ópticas y de palpado.

Estamos muy satisfechos con Hexagon, y el hecho de contar con un eficiente equipo local de soporte es un factor importante.

“Desde el principio, era claro para nosotros que necesitábamos un sistema versátil que combinara los sensores de visión y los sensores de activación por contacto,” explica el Ing. Macías. “Se llevó a cabo un estudio de mercado y confiamos en Hexagon, especialmente porque sabíamos que otras empresas en este sector usaban sus equipos. Por lo tanto, decidimos hacer lo mismo. Fueron los más atentos y eficientes durante el periodo previo a la compra y también, resolvieron todas nuestras dudas.”

El Optiv Classic 432 se usa durante la fase de diseño de sus productos y el Ing. Macías considera que este sistema es de gran ayuda durante el proceso de validación antes de lanzar al mercado los productos. “En nuestro caso, lo usamos para el análisis de los modos de fallo durante la validación del producto para validar piezas, para analizar los procesos de producción (moldeado por inyección de plástico, mecanizado CNC, etc.) y para verificar nuevas tecnologías, como un nuevo origen de sistema calibración para impresión 3D”.

Los equipos móviles de BQ se componen de cientos de piezas y componentes que se ensamblan dentro de un equipo de tan solo unos milímetros de grosor, todo reducido en tamaño pero conservando el máximo de funcionamiento. Esta es la única forma de ofrecer productos exitosos en un sector tan tecnológicamente competitivo como el de los dispositivos móviles, donde BQ compite contra grandes empresas multinacionales.

Cada componente de todos los equipos móviles requiere de un control dimensional estricto, ya que aparte de las dimensiones de los componentes mismos, es necesario mantener las separaciones ente ellos. Esto requiere de tolerancias muy estrechas para las pruebas de resistencia y validación: desde 0.1 milímetros para piezas de plástico hasta 0.05 milímetros para acero CNC mecanizado o componentes de aluminio.

“Nuestro objetivo consiste en ofrecer productos de calidad,” explica el Ing. Macías. “Cuando un producto ha sido validado, debemos asegurarnos de que trabaja perfectamente y de que está listo para lanzarlo al mercado. Es por ello que se involucran muchas tolerancias, ya que nuestros productos se componen de cientos de piezas. En caso de detectar un fallo, debemos identificar su origen y encontrar una solución, por ejemplo, dando más alojamiento o más holgura entre el orificio y el pasador”.

“Una vez finalizado el análisis, encontramos medidas correctivas que nos permiten tomar decisiones e introducir modificaciones para resolver el problema, como cambios en el proceso de fabricación o los materiales del diseño. Existe un equipo de ingenieros encargados de este proceso que analiza lo que sucede en el equipo y sugieren una solución para garantizar la calidad de los productos de BQ.”

Antes de que BQ adquiriera la Optiv Classic 432, estas tareas extremadamente importantes se llevaban a cabo usando una gran variedad de máquinas localizadas en diferentes departamentos. La introducción de este sistema multisensor y óptico ha permitido que muchos de los análisis y tareas de revisión derivados de las pruebas de resistencia de BQ se concentren en un solo punto de proceso. Esto les ha permitido alcanzar una reducción decisiva en la escala de tiempo de los procedimientos de validación para las piezas y materiales que se requieren en cada modelo de smartphone fabricado por BQ.

“En nuestro sector, el tiempo para llevar al mercado un producto es una de las claves para el éxito, y una sola semana de retraso en el lanzamiento de un producto puede ser decisiva,” continua explicando el Ing. Macías. “Antes de adquirir este equipo, cuando se analizaban muestras posteriores al proceso de pruebas de vida útil acelerada, dependíamos de muchos tipos de equipo: microscopios para analizar defectos, calibres de planitud, un proyector de perfil para determinadas mediciones, otros tipos de calibres, etc. Al combinar estas mediciones en una unidad, con la Optiv Classic 432 de Hexagon podemos ser más dinámicos y precisos.”

En términos de calidad, gracias a la introducción de la Optiv Classic 432 a los procedimientos de validación del producto en BQ, el índice de fallos en cada nueva gama se ha reducido progresivamente. Como señala el Ing. Macías, se trata de un “factor esencial” en el mundo de los equipos móviles.

“Si cuentas con un buen producto, pero no es fiable, entonces estás fuera del mercado. En BQ tenemos muy clara esta realidad. Hemos rediseñado completamente las metodologías de los procesos de diseño con base a los análisis de los modos de allo y a la validación del producto que se basa en los procesos de pruebas de vida útil acelerada  y en los análisis de los fallos detectados durante la validación, y el equipo de metrología de Hexagon ha jugado un papel decisivo en esto.”

“Un buen ejemplo de esta evolución es que, al validar un teléfono inteligente, tan solo en las pruebas mecánicas y climáticas, usamos más de 300 prototipos en más de 60 tipos diferentes de pruebas durante las tres fases de validación.”

Dos ingenieros del equipo de análisis y desarrollo del producto de BQ han sido capacitados en el uso de la MMC Optiv Classic 432. “Usamos este equipo casi a diario, debido al tipo de industria en la cual nos desarrollamos – en el sector de los teléfonos inteligentes, la gama de equipos se renueva cada año – y debido al gran número de ejemplos necesarios para validar los productos durante las pruebas de vida útil acelerada”, agrega el Ing. Macías.

Antes, dependíamos de muchos tipos diferentes de equipo ... Al combinar todo en el Optiv Classic 432, podemos ser más dinámicos y precisos En vista de su satisfacción con la máquina de medición por coordenadas, el Optiv Classic 432, BQ pretende quedarse con Hexagon Manufacturing Intelligence en el futuro. “Estamos muy satisfechos con el trato de Hexagon,” declara el Ing. Macías. “Responden rápida y profesionalmente cuando tenemos preguntas, y eso es vital para una empresa como la nuestra; en este sector, no es posible esperar dos semanas para recibir una respuesta. El hecho de que su equipo de soporte se encuentre en España es un factor importante para ello. También estamos muy satisfechos con la capacitación que nos han ofrecido. En general, nos sentimos a gusto trabajando con Hexagon y los consultaremos cuando surjan futuras necesidades.”Las deformaciones en la carcasa de la cámara frontal se analizan con el Optiv Classic 432 para identificar los cambios necesarios del diseño o del proceso de fabricación.

Case Study: BQ, España

Optiv Classic

La línea Optiv Classic marca el acceso sencillo a la técnica de medición óptica y multisensor 3D. La base del aparato está fabricada en granito en todos los modelos. Los...

HxGN LIVE

La conferencia anual internacional de Hexagon, HxGN LIVE, presenta ideas inspiradoras, redes de trabajo ilimitadas y tecnologías innovadoras.

Case Study: BQ, España